Importante :

En algunos textos he ofendido a otras personas injustamente, por eso pido disculpas por mi comportamiento inapropiado. Aun así, estos textos forman parte de lo que soy, y es por eso que no puedo borrarlos. Solo me queda aprender de mis errores, disculparme otra vez, y seguir adelante.

lunes, 2 de mayo de 2011

La Gran Estafa de los Valores Sociales

Estoy empezando a sentir que hay algo que no encaja. Hace mucho tiempo que vengo trabajando sólo, porque la dirección en la que va la sociedad, no me convence. La cuestión es que si tú, no fluyes con la corriente, rápidamente pasas a ser, el tipo raro de la historia. Reconozco que he podido resistir estos embates, durante mucho tiempo. Pero ciertamente, que en días como hoy, vuelvo a perder mis esperanzas. A todo esto se le suma, mi falta de ideas para dibujar. Esto me hace sentir aún peor. Por eso es que me doy cuenta, de que necesito un cambio de planes. Sin embargo no puedo ignorar, que esta desesperación que siento, forma parte de un proceso que se repite durante ciertos períodos de mi vida, y que por esa razón es absolutamente natural para mí. Pero esta vez, estoy seguro de que está pasando algo diferente conmigo, algo que antes no había sucedido. Tengo el presentimiento de que me estoy abandonando. Quizá por eso es que estos últimos días, he tenido un fuerte deseo de comprarme ropa, y de empezar a ir a correr al parque. Me gustaría aprender a quererme un poco más, aunque la gente no me quiera. Sólo logro elevar mi autoestima, cuando alcanzo a dibujar algo que me gusta, y me da satisfacción. Pero ciertamente que eso lleva trabajo, y no es nada fácil dibujar cuando uno no tiene ideas. Ahora me pregunto, por qué será que el ser humano, siempre esta tan descontento con su modo de vida. Es algo así como fijarse en lo que el otro tiene, y compararlo con lo propio. Pero díganme ustedes. ¿Les parece que esto es lo correcto? Como dije antes, la sociedad va en una dirección, que no termina de convencerme. Tampoco pretendo que la gente esté a favor de mi forma de pensar, dado que como dije antes es necesaria la diversidad, para que puedan coexistir diferentes opiniones acerca de una misma cosa. Esto es precisamente lo que enriquece al ser humano. Por experiencia propia, puedo decir que del silencio, y la soledad, a veces nacen valiosas ideas, que nos ayudan a descubrir que aún bajo una gran desilusión, es posible generar algo bello. Por eso, yo soy de los que creen que el malestar que reside dentro de uno, se puede convertir en sabiduría. Sólo basta para ello, trabajar en el asunto. Esta idea siempre renueva mis esperanzas. De cualquier forma, mientras parece que uno no hace nada para cambiar las cosas, por dentro se desata una verdadera lucha, que con el tiempo, ayudará a entender lo que antes no comprendíamos. No hay que confundirse y pensar, que si uno cambia por fuera, también lo hará por dentro. Pues no importa qué tan atractivo pueda ser lo exterior, mientras lo de adentro este podrido, continuaremos cometiendo las mismas equivocaciones . Es posible que la apariencia, logre engañar al otro haciéndole creer que en realidad somos otra cosa. Pero si pensamos un segundo en la gente, nos damos cuenta de que las personas que en realidad valen, son aquellas que luchan interiormente, para resolver su malestar, y no así, las que intentan tapar sus problemas, imitando sin fundamentos, aquello que la sociedad dice que uno debe hacer, para ser feliz. Quizás dejarse moldear por la estructura social, sirva para muchos, tal vez hasta para la mayoría. Pero ciertamente que yo no estoy dentro de esa mayoría. Mi formación, está dada en base a lo que yo tuve que atravesar como ser humano, y eso es único e irrepetible. Por eso defiendo mi palabra. Existe dentro de cada uno, un valiosísimo tesoro que pocos pueden ver, dado que el materialismo, y la superficialidad, son los valores que esta sociedad enaltece. Esto es lo que me indigna. Me indigna que este tesoro, sea subyugado, por una tonta y banal apariencia. Muchos dicen que la sociedad a pesar de esto, continuó progresando. Bien, yo estoy de acuerdo con eso. Pero no sin antes haber cometido a su paso, una gran injusticia. La injusticia de menospreciar al espíritu, revistiéndolo con falsos ídolos, y relegando a la marginalidad, a aquellos que merecían ser escuchados. Parece que aquí lo que se premia es la arrogancia, y nunca la humildad. ¿Porque maquillar nuestros defectos, cuando lo que nos distingue como seres humanos, son precisamente las imperfecciones? El prejuicio de la gente, hace que sea muy difícil evitar sentir vergüenza, cuando el otro enseña un defecto en su personalidad. Y yo pregunto. ¿Dónde quedó todo ese amor, que pregonan aquellos que se hacen llamar ciudadanos decentes? Sin duda que muchos glorifican al egoísmo, buscando un beneficio individual, que luego se transforma en una indulgencia simulada, hacia aquellos que menos tienen. Pero no hay peor forma de compadecer a los carenciados, que actuando de forma insolente. Yo he tenido la experiencia de saber lo que se siente que otro te mire desde arriba, forzando una sonrisa, que pretende únicamente, lavar las culpas de años, y años, de egoísmo, e hipocresía. Por eso, si ustedes no han tenido esta experiencia, deberían tenerla, sobre todo porque uno puede aprender muchas cosas de ella. En cuanto a lo que a mí concierne, creo que hay cosas más importantes en la vida, que vestirse a la moda.