Importante :

En algunos textos he ofendido a otras personas injustamente, por eso pido disculpas por mi comportamiento inapropiado. Aun así, estos textos forman parte de lo que soy, y es por eso que no puedo borrarlos. Solo me queda aprender de mis errores, disculparme otra vez, y seguir adelante.

sábado, 3 de marzo de 2012

La Estúpida Agresividad del Autoritarismo

Francamente la gente que aquí me rodea, me quiere hacer creer a mis veintinueve años, que soy mala persona, solo porque los ignoro y no les presto atención cuando se dirigen a mí, autoritariamente. Por eso en este texto les daré a mis colegas, sobradas justificaciones de por que hace tiempo que he decidido esto.
Comenzaré por el final. Siempre me ha parecido mas practico comenzar por el final, por que las explicaciones, solamente sirven para aquellos que no pueden comprender lo simple y sencillo de la vida. Mucha gente hoy en día, se considera con el derecho y la autoridad de dirigirles la palabra a los demás, como si ellos fueran dignos de tales atribuciones. Sostengo, y me he dado cuenta a través de diferentes experiencias, que cada vez que permitimos que una persona sin honor, entre en nuestro mundo creado, este hará todo lo posible por sabotear y profanar nuestro más preciado tesoro. El silencio. Las mentalidades sometidas y dominadas, siempre buscan destruir la soberanía del otro, para de esa forma poder ejercer un nuevo acto de dominación. Así es como se fortalece la maldad. Además de sostener su poder a base de violencia, se han propuesto destruir estúpidamente, cualquier forma de paz y sabiduría, que pueda existir en este mundo, tal y como lo conocemos. La bondad, esta enlazada junto con la maldad, sobre una forma de materialidad. La maldad vive a través de la materia, con el solo propósito, de robar lo que no le es propio, eso habla de su terrible desidia, y de su permanente insatisfacción para con los recursos que le han sido dados. No me tiembla la voz cuando afirmo que la maldad en esta vida es real, y que para prevenir su invasividad, solo existen dos alternativas completamente eficaces a la hora de bloquear su avance. Ellas son la distancia y el silencio. Estos dos conceptos, además de protegernos, nos fortalecen, y con el tiempo, nos hacen más sabios. Demás esta decir que la maldad, hoy en día, ha evolucionado, y ahora sabe muy bien como enmascarar cualquiera de sus ambiciones de poder y dominación. Por eso debemos mantener siempre presente, que los verdaderos amigos, nunca están cerca, sino que luchan desde otros flancos, intentando proteger y salvaguardar al silencio, de la invasividad y la maldad de los desheredados. Los centinelas del bien, buscamos siempre nuevas formas de resguardar nuestra civilización, alejándonos mas y mas, de los pueblos en decadencia, que solo esperan su próxima chance de conquista. Como lo ha de manifestar Kioskerman en sus tiras semanales de Edén, uno mismo debe ganarse el derecho de vivir a través de si mismo, sabiendo esquivar la permanente influencia de la estupidez, y la injustificada violencia de estos mundos en decadencia. Aquí es donde somos libres de pensar y observar la situación mundial, bajo la lupa de nuestra propia subjetividad,  siendo ésta, la única que cuenta. Para evitar ser invadidos, debemos sostenernos a partir de una profunda introspección, basada en la abstracción y el silencio. Pues está mas que claro que la maldad en el mundo, ha decidido que para subsistir y perpetuarse, necesitará habitar nuevos mundos, mejores y mas bastos, que el suyo propio. Ensañarse con un hombre solitario, es propio de un ser humano violento y estúpido. Es por eso que quienes protegemos al silencio, hemos decidido que para ser dignos de esta vida, nuestro deber es serle útil a la humanidad, salvaguardando la soberanía del bien, de la inagotable maldad que día a día, crece y se multiplica. Residir en un mundo prestado, un mundo que a priori, no nos pertenece, tiene sus condiciones, pues ha sido creado por alguien más, para que lo cuidemos, y no para que lo destruyamos. Este lugar nos ha sido dado, como ejemplo de sabiduría, para que aprendamos a construir una propia. Pero no nos será posible hacerlo, si antes no aprendemos a protegerlo de los forasteros sin nombre. Frente a esta náusea de estar compartiendo la tierra, con quienes solo desean expropiar sus recursos, es que he decidido escaparme de aquí, refugiándome únicamente, en las palabras y consejos, que mí alma ha de comunicarle a mi cuerpo, a través de mi espíritu. Ciertamente que la responsabilidad de diseñar un sistema complejo de protección, para salvaguardar la sabiduría, le ha dado un propósito digno y trascendental a la existencia. El resto de la vida, consiste en sostenerse a través de los años, con el único objetivo de hacernos más fuertes, para así poder defendernos mejor, de quienes únicamente desean perpetuar su existencia, saqueando bienes y recursos ajenos, que no les son propios, y que por supuesto, no han de merecer.
Por esta razón es que entonces al guardar silencio, estamos protegiendo la soberanía del bien, por sobre el ansioso oportunismo del mal. Finalmente con esto dejo en claro, que mi actitud no manifiesta ningún tipo de fobia social, ni padecimiento psicológico, sino que antes que eso, corresponde a un método de autodefensa, contra este tipo de epidemia, que poseen las formas de vida estúpidas y agresivas. Ellos han de haber olvidado la seriedad con la que deben ser tratados los acontecimientos de un planeta, que siempre estuvo aquí, para manifestar su deseo de enseñarnos a ser libres, fuertes, y sabios. No existe nada en este universo, que exprese debilidad, estupidez, sumisión, esclavitud o dependencia. Esas solo son actitudes, que el hombre arrogante y acobardado, ha diseñado para sostener un autoritarismo, condenado a oscilar, como lo hacen las trémulas hojas del bosque, bajo el periodo otoñal.

Tríptico Vital

Al fin encontré un lugar en la oficina de sonido, donde poder hallar un poco de paz. La sala de grabación es silenciosa, y me gusta por que nadie viene a hacerme planteos de autoritarismo, ni a molestarme con su desesperante enfermedad materialista.
Como en la oficina esta lleno de gente ruidosa, siempre que puedo, me escapo hacia algún lugar donde pueda encontrar paz. Recién estuve comiendo una tortilla de papa en el bar del teatro. Curiosamente por alguna razón, la confundía con pastel de papa, y el cajero tuvo que corregir en repetidas ocasiones, mi desacierto. Sin embargo, ya sea pastel o tortilla, lo cierto es que estuvo delicioso. Comí muy lento, y disfruté cada bocado. Estaba tan rica, que de a ratos, no dejaba de preguntarme como es que hacen para hacer la comida tan sabrosa.
Mientras comía, me encontré rodeado de varias personas que cruzaban palabras las unas con las otras, ignorando completamente su situación de materialismo y sometimiento. Por eso tuve que ser fuerte, y saber refugiarme una y otra vez, dentro de mi espíritu, para así poder pedir consejo a mi alma. Una vez allí, volví a sentir que todo era perfecto, y que ya no tenía más nada que temer. Eso me hizo desear con todo mi corazón, poder llegar a ser uno, con mi estructura vital. Creo con firmeza, que sería eternamente feliz, si pudiera vivir el resto de mi vida allí. Pues me lastima y me indigna, que la gente me observe directamente a la cara, dado que entiendo que solo buscan invadir un espacio que no les es propio. Todo el tiempo siento como si me estuvieran reclamando, que les entregue parte de mi tríptico vital. Pero yo sé, que la gente solamente cree en aquello que toca su corazón. Por eso buscan el consejo y la palabra de un ser espiritual y sensible, sin darse cuenta que al hacerlo, lastiman su silencio interior. Porque sin un tríptico vital que de contenido al idioma, cualquier palabra o simbolismo, se pierde en el vacío.
He visto, y he concientizado a mi corazón, de una enfermedad epidémica, muy común entre los seres vivos de este planeta, donde el cuerpo a perdido el control de su espíritu, tornando a la persona, débil y asustadiza. Es por eso que para contrarrestar esto, buscan la fortaleza, agrupándose junto con otros seres, iguales a ellos. Otra sintomatología, es la de olvidarlo todo. Esto se debe a que han dejado de escuchar los consejos de su alma, sometiéndose de este modo,  a obedecer caprichosamente, las demandas de un tercero en discordia. La semiótica de un tríptico vital, que padece sometimiento, desencadena en el hombre, un comportamiento invasivo, e hiperactivo, donde la insatisfacción del deseo, es una sensación permanente, que solo busca ser saneada con materialismo y lujuria. El deseo material, al igual que el deseo físico, traen aparejadas sensaciones que solo resuelven el malestar temporalmente, con lo cual una vez agotado ese tiempo, se hace necesario adquirir nuevos bienes, conquistar nuevos cuerpos, y habilitar el consumo de otros estupefacientes como ser alcohol, drogas, y tabaco, cuya función, es la de evadir el problema, sin llegar nunca a resolverlo.
No puedo menos que limitarme a proteger yo mismo mi propio tríptico vital. Pues la interacción con otras formas de vida que han de padecer materialismo, enferman y destruyen la estructura de conocimientos que sintetiza mi genoma humano. La irresponsabilidad, y la falta de seriedad, hacia los sucesos y las advertencias que nos da la vida, traerá aparejada una consecuencia, que a mediano o corto plazo, destruirá al cuerpo, para liberar al espíritu y al alma, de su terrible padecimiento. Ahora yo, vivo en mi tríptico vital, nada ni nadie ingresa, a menos que exista algún beneficio seguro, que colabore con mis objetivos de libertad.
Es por eso, que durante todo el día, mi alma me ha comunicado la imperiosa necesidad, de aprender a castigar al cuerpo con dolor, para ayudarle a mantener presente, quien es la que lidera su vida. Esto es debido a que el cuerpo, es tan estúpido y caprichoso, que siempre le está demandando al alma, que cumpla con su búsqueda del placer. Para ello el cuerpo, cada vez que desea placer, sabe como hacer para despertar en el alma, una sensación horrible de malestar, que perturba y obstaculiza sus mensajes, obligándola a repetir una y otra vez los mismos pensamientos, hasta tanto no se halla cumplido con sus demandas. Frente a este maltrato, el alma no tiene más alternativa que ceder a estos reclamos, con el único fin, de terminar con la invasividad que el cuerpo, ejerce sobre su silencio. Dados los años de castigo y sometimiento que el alma ha tenido con respecto al cuerpo, es hora de que este ultimo, pague por su primitivo método de exigir, sin brindar nada a cambio. Es por eso que mi alma, le ha comunicado a mi espíritu, que la única forma de quitarle poder al cuerpo, es privándolo de sus deseos carnales. Podemos encontrar entonces, un ejemplo de sabiduría olvidada, que muchas veces ha de pasar desapercibida, y que sin embargo, sabe como someterse a todo tipo de castigo, sin llegar nunca a protestar, o a violentarse, cada vez que la hieren, o abusan de ella. Me refiero claro a la forma de vida vegetal. Siempre tuve un gran respeto por los árboles, y dado este análisis, ahora comienzo a entender el por qué.
En orden de importancia, el alma es quien lidera al ser humano, luego le sigue el espíritu, y finalmente en último lugar, aparece el cuerpo. Por esa razón, es que se hace necesario que la estupidez del cuerpo, deje de cuestionar a estas dos entidades que lo anteceden en todo, y que siempre estarán años luz, por delante del mero placer carnal. En definitiva, la mejor forma de entender lo que ha de suceder con el hombre, y porque no, con la vida, es considerando la acción del cuerpo, como un entidad que se vale del flagelo, para obtener lo que desea. Recuerda que todo rasgo de estupidez, nace de la violencia que ejercemos sobre nuestro propio tríptico vital. Por esa razón si pretendemos conservar la dignidad del espíritu, y la sabiduría del alma, el cuerpo debe ser domesticado.