Importante :

En algunos textos he ofendido a otras personas injustamente, por eso pido disculpas por mi comportamiento inapropiado. Aun así, estos textos forman parte de lo que soy, y es por eso que no puedo borrarlos. Solo me queda aprender de mis errores, disculparme otra vez, y seguir adelante.

domingo, 20 de octubre de 2013

Quisiera escribir más seguido, pues me doy cuenta de que ya no lo hago con la frecuencia que solía hacerlo. Encuentro espacios en la calle que seguramente podrían ser decorados con nuevos textos, pero por alguna razón no se me ocurre nada. Creo que me estoy aburguesando, y aun estando frente a frente con mis problemas, nada en esta vida, es como lo esperaba. Sin embargo aún soy positivo, pues las cosas no están muertas para quien escribe. Lo más loco es que escribo desde que era apenas un niño, y aunque siempre busqué pensar en algo para contar, pocas fueron las veces donde pude ser punzante en mis palabras. A veces pienso que no importa cuánto me esfuerce, creo que siempre seré un hombre triste. Si me preguntaran porque, diría que no puedo sentirme orgulloso de lo que me tocó ser, pues a pesar de todas las limitaciones que pueda tener como hombre, la única condición que aún sostiene mi lucha, es la dignidad. Trabajo aun sabiendo la frustración que implica no tener una gran virtud. Mi psiquiatra me ha dicho que no por ser esquizofrénico estoy limitado intelectualmente, pero créanme que a veces tengo la certeza de estar un paso atrás con respecto a mis camaradas. Aunque dibujo, escribo, y tocó la guitarra, no puedo sentirme orgulloso de lo que hago, digo, o pienso. No puedo estarlo porque más allá de todo mi esfuerzo, dentro de mí hay un profundo y gigantesco "no". Estos últimos años de mi vida, me han demostrado que todas mis carencias provienen de una profunda y silenciosa falta de sentido común. Supongo que mientras todo siga girando alrededor de mí, nunca podré llegar al centro de la cuestión.
En gran medida los cómics son una parodia de todo lo que nos pasa en la vida. A veces quisiéramos tener una idea que nos identifiqué no sólo a nosotros mismos, sino también a los demás. Pero particularmente me sucede que al estar tan centrado en mi realidad, mi visión se ha tornado egocéntricamente insegura. De forma tal que ya no puedo encontrar una alternativa potable a mis asuntos de guionista. Pero aunque no quiera reconocerlo, creo que en el fondo yo soy quien elige esta temática sobre la cual estoy focalizado. Alguna vez  llegué a pensar que esforzándome mucho, iba a llegar a sentirme alguien en la vida. Pero ahora después de haber escrito tanto, me doy cuenta de que sigo en el mismo lugar. Algunas noches he llegado a pensar que pude haber retrocedido. Y más me deprimo aún, cuando veo el enorme talento que hay a mi alrededor. Por eso hace algunas semanas que mi búsqueda estética, ha torcido el eje, hacia el poder de la palabra. Al principio mis intenciones eran las de convertirme en un hombre libre y autosuficiente, pero la verdad es que ahora, estoy a punto de cerrar este libro. A veces espero con ansiedad aquel día donde al fin pueda decir "basta,  yo ya no soy así. Mis días de melancolía han terminado, debo volver a comenzar." Nada más quisiera yo en el mundo que poder despejar las nubes que hay en mis ojos, y comenzar a ver las cosas con mayor nitidez, renovando esas expectativas que hoy siguen escondidas tras la niebla de mi conciencia.