Importante :

En algunos textos he ofendido a otras personas injustamente, por eso pido disculpas por mi comportamiento inapropiado. Aun así, estos textos forman parte de lo que soy, y es por eso que no puedo borrarlos. Solo me queda aprender de mis errores, disculparme otra vez, y seguir adelante.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Navidad y Vacaciones

Estoy acá comenzando mis vacaciones y tengo algunas particularidades para contarte. Me siento en el balcón a tomar mate con Zoe, y hago un profundo esfuerzo para no bajar y comprarme una cerveza en el chino. Esteban me dice que si solo por estar aburrido, voy a tomar cerveza, es probable que termine por generar una dependencia. Mañana son los festejos por navidad, y de verdad que estoy algo ansioso. No por recibir regalos, sino por ver a toda la familia reunida. Y es que aquí estando conmigo, la soledad me obliga a trabajar. De lo contrario como podría pasar el tiempo siendo preso de la intrascendencia? No me gusta tornarme insensible, y a veces el alcohol me ayuda un poco con ese asunto. Más allá de todo sé que está mal refugiarse en la bebida, y aunque si bien es cierto que me gusta, comprendo que no es saludable beber. Por eso Juan quiero hacer una pausa y acercarme a vos en estado de consciencia y sobriedad. Estoy feliz de saber que desde que nos dividimos, hemos potenciado nuestras capacidades, haciendo de este año que se va, uno de los mejores. Quisiera decirte que me alegra mucho que el tiempo vaya dejando atrás lo que fuimos. Sin embargo me aterra la idea de que en la cabeza solo halla lugar para un pensamiento a la vez. Por eso trata de tener cuidado con lo que piensas, y si entonces no sabes lo que hacer, prepárame un mate y siéntate a conversar conmigo, yo prometo ayudarte. Felices fiestas hermano mío.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Todo en Uno 12

La forma de configurar mi estado anímico, no siempre es la misma, esta vez, lo único que me resta por hacer es ser paciente. No tengo buenas noticias al respecto de mis fobias, los resultados finales de mis observaciones, me dicen que la hipnosis no es sino, otra forma de esconder mi visión panorámica, para que descanse de todo lo que se pegotea ante la ingratitud de los ojos. Si bien es cierto que hoy no traje materiales para dibujar, por otro lado no tengo la aptitud para perderme entre bocetos y líneas. He reunido nuevas experiencias que garantizan mi libertad para pensar el mundo, pero aun así, existe una cosa que no puedo negar, vivo enojado con todo.

---------

Me muevo de un lado a otro, no sé lo que hacer, y mis malas interpretaciones me tienen loco. Agarro mi celular, me preparo un mate, y me digno a escribir unas palabras. Afuera están colocando la pérgola en la casa de Julia, y desde mi casa, puedo escuchar a mi padre hablando con Castillón. Por primera vez en mucho tiempo, alcanzo a conocer su voz. Si bien es cierto que no he visto su rostro, me basta con el sonido de sus palabras para imaginar sus facciones y gestualidades. Está semana estuve teniendo un poco de asma, y tuve que comprarme un ventolín nuevo. Durante dos días cancelé el cannabis, y me fue bastante bien. En algunas oportunidades comprendí que había mejorado mucho en mi forma de recibir la información. Entendí también, que tú eres el único, que verdaderamente puede ayudarme a modificar estás enfermizas preocupaciones, que solo sirven para asustarme, reprimirme, y negarme la libertad. Tal vez debería bajar a saludar a mi padre, pero ciertamente me sienta muy bien encontrarme con la posibilidad de hablarte. Son estas oportunidades las que me permiten hacer una retrospectiva de todo este pasado inmediato, que vive hoy a través de mí, y que pronto acabará por cristalizarse en tu cuerpo. Desde aquí tomando mate sentado junto a Zoe, te mando mis mejores vibraciones, y espero que sigas enseñándole a los demás, que si hemos venido hasta aquí es para hacer nuestra voluntad, y no así la de otro.

------

Me gustan los nombres Zembra y Tántalus, para algún personaje mitológico de Aquila.

------

No puedo creer que siempre se me haga tarde para ir al odontólogo. Por suerte agarré un taxi y al parecer, estoy llegando a tiempo. Detesto cuando pasan estas cosas, lo detesto porque pude ver que anoche, antes de acostarme, me había olvidado de conectar el celular, y aun así, sin prestarle importancia, me quedé dormido. Menos mal que una mala imagen que se presentó en mi sueño, me obligó a levantarme, sino hubiera tenido que esperar sabe dios cuánto tiempo más.

----------

No creo que sea una buena idea ponerme a escribir ahora, pero hay algo que me pasa y quiero contarte. La gente habla y a pesar de sus interesantes observaciones, no puedo prestar atención a nada de lo que dicen. Francamente no sé si el problema reside en que mi cerebro no puede concentrarse en un punto, pues mientras al rededor mío convivan tantos significantes, no podré separar lo esencial, de lo banal. Apesar de mis decepciones, algo me sostiene en complicidad con mi pasado, la necesidad de cobijarme en mi promesa. No debo ir más allá de esta observación, porque siento que aún debo poder ayudarme en este aspecto de la concentración. Acá sentado al lado de Amandita, veo como Analy le da de comer el postre, mientras mi padre del otro lado de la mesa, se posa sobre ella, y contempla encandilado, la bella ingenuidad de su nieta.

Sé que probablemente esto no tenga relación con el fundamento de tu existencia, pero no sabes lo mucho que quisiera tener un IPad Pro para dibujar en estas horas de pereza tan densas he improductivas, como mis noches de sueño muerto. Siendo completamente honesto no creo que Miguel se mude hasta abril del año que viene. Esto de ser pobre me sienta como un verdadero problema. Probablemente estas palabras no sean sino, tan solo excusas, pero toda esta situación me recuerdan aquellas épocas donde fui a trabajar en el taller mecánico de mi tío, humillándome y sacrificándome, con el único fin de recaudar dinero para una PlayStation. Creo que lo que ahora está sucediendo es algo similar, con la única diferencia que esta vez, solo me resta esperar.

Aún contra toda perspectiva, Flavio me dice que me ve bien y, a decir verdad, es cierto, yo me siento bien. Más allá de sentirme carenciado por mi situación económica, estoy seguro que en el futuro, me esperan buenas cosas. Mientras tomamos fernet con cola, leo pasa en su computadora, un documental sobre el calentamiento global. Sé que probablemente este no sea el mejor momento para escribir, pero siento que de alguna manera, para que mi perspectiva mejore, tengo que ser audaz, y aprender a encontrarme contigo, aún frente a situaciones de suma intrascendencia como pueden ser estas que aquí te comparto. Tú podrías adelantarte y señalar que redactar estas palabras, carece de alguna utilidad, pero francamente, pienso que si no aprendemos a encontrarnos en la pluralidad, tampoco podremos hacerlo cuando estemos solos.

------

Ya sabemos que es de público conocimiento que los esquizofrénicos cruzan los ojos para mirarse la punta de la nariz, pero aunque el otro te mire raro y no te acepte en sus congregaciones, debes ser fuerte y aprender a respetarte a ti mismo, pues si no te tomas en serio, créeme cuando te digo que nadie más lo hará. Me asusta ser predecible en mi conducta, pero si con muchas dudas ni yo mismo alcanzo a entender la profundidad de mis palabras, como podría otra persona entenderlo por mí?

--------

Préstamo……

Sé que parece apresurado, pero realmente estoy necesitando del IPad pro. No sé si debería esperar paciente y sin prisa, o pedir el efectivo prestado y endeudarme por tres años.

Sé que puedo adaptarme al San Martín, tengo que ser fuerte y esperar a que llegue el momento de tener esta herramienta. Debo ser fuerte, debo, ser, fuerte..... Esta existencia terrenal es sumamente insoportable, aunque por otro lado, no puedo echarle la culpa a nadie más que a mí. Me apena mucho pasar estas horas de mi vida, de brazos cruzados y sin hacer nada, pero ha llegado una instancia en mi personalidad, donde luchar sin tener la herramienta adecuada, me resulta ingrato y desalmado. Maldita sea el dinero.

Ahora que llegué a casa, me siento en el sillón y descanso de mi ansiedad. Nunca imaginé que mi deseo de poseer un objeto, fuera tan fuerte como ahora. Si bien es cierto que no estoy ni cerca de costearlo, cada vez que pienso en el IPad pro, me invade un incontrolable deseo de tenerlo ya mismo. Estoy seguro que si en este preciso momento, me sonara el timbre, y un encargado del correo, me trajera un IPad, a nombre de un fanático desconocido, yo sería el hombre más feliz de la tierra. Me acostaría en la cama, y pasaría las horas, dibujando con el suave murmullo del ventilador. Me echaría sobre mi almohada triangular, y mientras imagino el diseño de mi próximo comic, viajaría indeterminadamente, hacia otros rumbos más bastos y luminosos. Sería este mi mejor pretexto para reclamar un IPad pro.

--------

Con todo esto del San Martín y Somellera, me encuentro liberando una batalla interna agresiva y transgresiva. Abajo esta mi hermana con Mariana y la pequeña Amanda. Yo estoy acá sentado en el sillón de mi casa, hirviendo de furia y miedo. Por un lado furia de estar sintiendo haber perdido mi privacidad, y por otro lado miedo por sospechar que ya nunca jamás podré volver a recuperarla. Sé que soy un ogro, pero considerando que no existe mente más traicionera que la mía, puedo asegurarte que no puedo saber qué es lo que debo hacer. Una vez más el último lugar que sabe cobijarme de este dolor, son los textos. Me duele la ingratitud del hombre, y me cuesta mucho tolerar ese hábito desesperado de pretensión, deshonestidad, y oportunismo. Aunque mi corazón siga dudando de estas palabras, la realidad me dice que no puedo confiar en nadie. Mi corazón hinchado, ha colapsado por las viejas pretensiones de soledad, y con muy poco me demuestra que ninguna de todas las enseñanzas que obtuve de su parte, pueden hacerle frente a este mundo perfectamente aburrido. El hombre y los niños se abrazan, ríen, y son felices. Juegan a la aventura sin llegar a tomar el asunto con la seriedad que corresponde. Me siento mal en primer lugar, porque sé que esto no es lo que tú hubieras querido. Amar de esta forma tan vil y desconsiderada, es una señal que debo poder superar. Si bien la lógica indica que debo tomar todas mis cosas y marcharme, considero que entre ellos y yo, hay un fantasma que poco a poco, va consumiéndome por dentro. Creo que es ese el verdadero enemigo que debo vencer. Es este el momento propicio para unir fuerzas. La tercer guerra mundial está por comenzar, y el enemigo está vez es mucho más fuerte y poderoso que cualquier otro que hubiéramos podido enfrentar. Yo lo conozco porque ese enemigo está acá conmigo. Ese enemigo eres tú.

Siento que muero en vida, me sangran los oídos, y la actividad del hombre me endurece el corazón. No puedo entender cómo pueden usar sus voces para manifestar semejantes estupideces. No puedo soportar vivir así, es tan vil y desconsiderado. Ni siquiera sospechan el peligro que acecha en sus débiles y sumisas personalidades. El universo fantástico de los sueños y la espiritualidad, desaparecerá muy pronto. Y junto con él, la última esperanza de salvar a los de mi raza. Que haré? Donde iré? Como recobraré mi libertad? Mi alma se petrifica, y en mi pecho, las últimas señales de amor verdadero, se esfuman y desaparecen para siempre. Deberías saber que este sentimiento que me invade en la palabra escrita, es decididamente negativo. Por lo tanto, tenemos que tratarlo con sensibilidad. Siempre hube relacionado la paz con, la soledad, pero por alguna razón creo que está vez, alejarme de mi dolor, no podrá solucionarlo. La hora ha llegado. Estoy frente a frente con el mal, y prometo que esta vez no dejaré que se escape. Por el bien de mi raza, defenderé el tesoro sagrado que me mantiene unido al reino de la fantasía. Este asunto no me parece divertido, no es tiempo de mate con bizcochitos, sino que es hora de reflexiones y verdaderas hipnosis. No lo olvides Juan, estamos juntos en esto, no dejes que otros pisoteen nuestra promesa. Ambos sabíamos que este camino no sería fácil de transitar, piensa en esto, como otra forma de incrementar tu lealtad al reino de los Knox.

Puedo levantarme de mi sillón ahora, pero sabiéndome invadido, no sabría por dónde empezar. No puedo navegar por internet y fingir que no está ocurriendo nada. Tampoco puedo prepararme una merienda, sabiendo que ahora mismo, frente a nuestro propio corazón, se ha liberado la batalla más cruda y sangrienta, que jamás hubiéramos podido adelantar. Siempre supe que mi objetivo no era vencer una maldad que no se puede derrotar, sería una mala estrategia gastar energías en eso. Lo que debo hacer es tratar de convertir esa suposición en una certeza. Los guardianes estamos predestinados a despertar las luces que borran las sombras del alma. Pero no podremos hacerlo si nos perdemos entre los demás y olvidamos el objetivo principal de nuestra misión. Me refiero a erradicar el mal que nos oscurece el corazón, transformando su daga sangrante, en el primer nombre santo que ha brotado de mí ser expiado. Hipno.

Habiendo transcurrido algunas horas, ya comienzo a sentirme mejor. No he querido bajar a visitar a mi familia, y a cambio he preferido quedarme aquí en mi casa, tratando de calmar mi indignación. Estoy seguro que el mundo es mucho más grande y complejo que esto que ven mis ojos, aunque por otro lado, si la base de mi filosofía, se construye a través de un sentimiento fuerte, estoy seguro que tendré sobrados motivos para emprender la aventura. No tengo dudas de que en mi reside un poder, y en estos tiempos de paz y soberanía, me incomoda mucho no poder usarlos. Me apena mucho ver que entre sí, todos se han acodado en una existencia aburrida y sin misterio. Solo quedamos tú y yo, defendiendo las enseñanzas de la orden de los muertos. Es inútil existir a través de palabras vacías que luego serán olvidadas. Si realmente estamos seguros de lo que defendemos, debemos aprender a mostrarle lealtad al silencio. Te puedo asegurar, que sin importar los castigos que me toque recibir, llegaré al final de mi propósito, y enterraré en mi bandera la última voluntad del hombre. Mis conflictos me ayudarán a imaginar posibles soluciones, que a su vez, motivarán mi entrenamiento, para volverme fuerte y así poder defender los tesoros de mi reino. Vos sabés a lo que me refiero. La responsabilidad recae únicamente en nosotros. Lo que ocurra en el mundo circundante, con tu familia y tus amigos, sellará un puente mágico, que unirá el mundo físico con el mundo espiritual. Cuando ambas naciones vuelvan a unirse, llegará nuestra hora de partir. Tendremos entonces que equiparnos con nuestras mejores armas, y emprender el viaje en búsqueda de aquellos ogros, que atentan contra nuestros sueños de paz, amor, y fraternidad. Pero cuidado, no dejes que otros te engañen con su visión del mundo. Si no puedes ver en ellos, la marca del Kno, no lo sirvas, pues de lo contrario acabarás peleando la guerra de otro. Mientras voy contándote mis impresiones al respecto, una sensación de indiscutible claridad invade mi corazón. Dentro de un tiempo breve, estoy seguro que encontrarás la manera de reunir aquel valor sagrado, que un hombre de fe necesita poseer para proteger su reino, de todas las bestias que acechan en la frontera, que separa el mundo espiritual,  del mundo físico. Desde que llegué a Somellera, no he dejado de combatir siquiera un segundo contra ellos, y si bien los resultados no fueron muy favorables, una cosa es segura. Yo me estoy haciendo más fuerte. Comprendo que mientras mi familia se reúne toda en la casa de abajo, yo estoy al frente de la misión. Mi tarea es evitar que los demonios, ingresen en la aldea y roben el papiro sagrado. Si entonces eso sucediera, todo lo que me define como guardián del tesoro solar, desaparecería para siempre. Eso quiere decir, que de ser así, tu nombre y el mío, se perdería en la fosa de los desheredados. Nos marcharíamos de aquí, sin pena ni gloria, y de esa forma, seríamos nuevamente desterrados del pueblo Mro. Juan amigo, hemos avanzado mucho como para volver a comenzar todo otra vez. Conocemos secretos y formulas, que para muchos desatendidos, son insospechadas. Ahora solo nos queda identificar al enemigo, y volver todo nuestro poder hacia él. No será fácil derrotar algo que se esconde tras los rincones del ser, atacando las emociones desde adentro. Kno y Mro, son las únicas razas del mundo terrenal, lo suficientemente poderosas para impedir su inminente destrucción. Con ellos de nuestra parte, el reino de la fantasía, seguirá siendo la principal fuente de energía magnánima. En todo ello reside la importancia de nuestra misión.

Escribo todo esto porque me encuentro sumamente desesperanzado. No tengo en mi poder, ninguna herramienta fuerte como para combatir este calvario. Sé que la resistencia es el secreto mejor guardado, de los hombres fuertes, pero en estas condiciones de vida, se me hace muy difícil poder soportar la culpa ajena que tortura y aprisiona mi corazón. No quiero perecer, pero en estas condiciones en las que me encuentro, no puedo dejar de sentir ciertos trastornos, que me hieren y me confunden como no puedes imaginar. La veo a Zoe sentada en el patio, siguiéndole la pisada a su presa, y comprendo que aún existen muchas cosas de ella, que debo aprender. Por ejemplo la paciencia, el entendimiento, la lealtad, y el descanso. Son seres celestiales que exigen muy pocas cosas para vivir. Recuerdo aquella vez cuando me tocó hablar sobre el conformismo. Por aquel entonces supe entender que no sería mi voluntad la encargada de asignarme la misión, sino que sería el propio destino quien me lo señalase. Ahora estando aquí sentado en el sillón, vuelvo a percibir el silencio, y con ello me doy cuenta que por más que no exista nadie en mi camino, las bestias de mi mundo demoniaco, seguirán azotándome. Si no estuvieras tú, no sabría cómo hacer para revertir su furia y contratacar. Por eso te pido que sigas junto a mi pase lo que pase. Debes continuar a mi lado defendiéndome, y enseñándome a creer en la claridad de nuestro mundo interior, pues si acabamos derrotados por el dolor y la desdicha, ya no habrá forma de expiar nuestra culpa.

-------

Puedes creerlo? Recién me levanto y ya son las siete de la tarde.

Después de pasar un trapo por toda la casa, me siento a tomar mate y a observar la lluvia. Ciertamente estoy cansado de luchar contra mis ogros internos. Por más que intento una y otra vez, no logro acabarlos definitivamente. Sé que estas batallas forman historias, que luego se traducen en una forma de arte original y esclarecedora, pero veo en su naturaleza, que ninguna de ellas sabrá jamás renunciar a sus propósitos. Según entiendo, estas bestias jamás me dejarán descanso, hasta no verme claudicar en mi promesa.

--------

Contrariamente a lo que puedas estar sintiendo, sea bueno o malo, la marihuana siempre te propone otra cosa. En algunos casos es peor, en otros igual, pero frecuentemente es mejor. Para definir lo que quiero decir con el adjetivo "mejor", debería comenzar a tejer suposiciones que no me llevarían a ningún lado. En este momento acabo de salir de la ducha, son las cuatro y veinte de la tarde, y mientras espero que se hagan las cinco, voy pensando algunas líneas sentado sobre el sillón. En la casa de Julia hay un silencio sustancioso que me deja pensar coherentemente, pero aun así los gatos se pelean y chillan como si los estuvieran desollando. El día esta soleado pero caluroso, y Zoe transita los techos buscando nuevas aventuras. Recién mientras me bañaba, pensaba en ella, y sabiendo que es mi fiel compañera en este mundo, creo que cuando llegue el día de su muerte, no podré soportar el dolor de perderla. De cualquier manera, según mi visión de cómo son los hechos, estoy seguro que su alma me reconocerá y seguirá estando a mi lado por siempre. Tú sabes que para mí el concepto de cielo, como el lugar donde descansan las almas, no está sobre las nubes, sino a través de este aire que respiramos. Estoy seguro que en los sueños, muchos de ellos suelen inmiscuirse por nuestras narices, para juguetear con la ingenuidad del espíritu, y hacerle ver que un mundo mucho mejor que este, es posible y existe. Este mundo de las formas, hace tiempo ya que me tiene prisionero de mi suerte, y condenado a construir realidades, para evitar ser devorado por el desprecio y el asco de los hombres actuales. Es lógico que todos ellos hayan perdido la imaginación y la fantasía, pues para no dudar nunca de la verdad, y hacerle creer al otro que la conocen, ellos deben responder rápido y sin titubear. De no ser así, la gente podría rechazar sus certezas, y si eso sucede, ellos mismos sufrirán el peor castigo que acecha a los hombres que buscan aceptación. La culpa.

Llego a casa por la noche, y en el camino me cruzo con mi tío Héctor. Al principio estaba algo asustado porque pensé que sus palabras podrían lastimarme, pero con el correr de la conversación todo se normalizo. Aunque no quieras creerlo, no conozco otro ser humano que sea igual o parecido a mi tío. Considerando nuestras debilidades y virtudes, sabrás entender que aun equilibrando la balanza a nuestro favor, por mucho que hayamos avanzado, siempre seguiremos estando sujetos al miedo, y predispuestos al odio y la traición. Con respecto a mejorar o a empeorar, lo único que sigue siendo lo mismo en nosotros, es la historia que nos ha tocado en suerte. Por lo demás, mientras el cuerpo envejece, nuestros propósitos y aspiraciones, cambian y se actualizan. Solo con ello se me hace evidente que si existe algo sobre lo cual debo trabajar, es en mi participación. Pero no me refiero solo a la participación con los demás, sino al vínculo y a la relación contigo. Nuestro amor es una construcción de todos los días. Para vencer ese miedo al pacto, primero tenemos que saber que cualquier transición es difícil. Y si aspiras a lograr que tu visión del asco cambie, primero deberás desinhibirte, y reformular con sensibilidad, las estructuras impuestas por las instituciones. Solo liberando al ser adoctrinado que todos llevamos dentro, se hará posible, comenzar a disfrutar como se debe, de todas las comodidades que nos ofrece la vida moderna. Se requiere muy poco contenido material para alcanzar la felicidad, pero se necesita mucho contenido espiritual, para aprender a amar esas pequeñas cosas que nos brinda el hecho de creer, y tener fe en nuestros propósitos.

---------

Me gustaría escribir un libro sobre un hombre soltero que adopta el perro de un vagabundo muerto. Me imagino el momento en el que este supuesto personaje, mete al perro en su casa, y mirándolo seriamente le dice. Tu dueño ha muerto, él ya no está aquí para cuidarte, de ahora en adelante, siempre tendrás alimento y jamás volverás a pasar frio. No me gustan los perros, pero en este caso hice una excepción porque tu dueño era un buen hombre. Sé tú también un buen chico y compórtate, no hagas que me arrepienta de haberte traído. Entonces, luego de decir estás palabras, le da una palmada en el lomo, se hecha en el sillón a tomar mate, y mientras piensa en aquella vez donde el vagabundo le salvó la vida, enciende el único bien natural que pudo quitarle de una vez y para siempre, aquel cruel y envilecido dolor del alma. Un cigarrillo de marihuana.

-----------

Sé que mi literatura es a veces demasiado objetiva, argumentativa, y reiterativa. Pero tratándose de esta nueva sensación de bienestar, tan suave y delicada, como el amor felino, no puedo dejar de mostrarte lo agradecido que me siento contigo. Al fin todos estos años de lucha contra el miedo y la paranoia, están comenzando a dar aquellos frutos anhelados, que alguna vez empezamos a cosechar. Pues es que esto que hoy somos, a través de nuestras decisiones, es la fusión misma entre todos aquellos que alguna vez fuimos. Es también el resultado de aquello por lo que peleamos, y queríamos alcanzar. No te preocupes tanto por el asma, si mueres a causa de este bien natural, bajo la condición de buscar una mayor felicidad, te marcharás lleno de honestidad y frescura. Cuando vean tus fotos, todos te recordarán con una sonrisa en el rostro, y dirán.... Aun padeciendo su enfermedad, y sin el consejo debido, supo abrirse camino, comprendiendo a tiempo la importancia elemental de sentirse bien, sin depender de otra cosa, más que de su voluntad natural.

Llego a casa, prendo un cigarrillo de marihuana, le doy tres pitadas, y mientras pongo el agua para los ravioles, voy replanteándome está gran urgencia de sentirme bien y ser feliz, sin poner en riesgo mi salud. Luego salgo al patio, y me detengo a regar las plantas, y a jugar con Zoe. Me siento en el piso, miro la noche a través del patio de mi casa, y luego pienso. Así es como quiero vivir.

Me intriga saber cuál fue la motivación que  tuvo Flavio, cuando eligió ser peluquero. Me resulta inspirador pensar en ese empeño y dedicación, que día a día, lo impulsaba a seguir trabajando. Imagino que su único afán, era conquistar a sus clientes, para que ellos quedaran satisfechos, y así poder ganar su sustento, honradamente, y sin beneplácitos de ningún tipo. Ahora la actualidad dice que él trabaja con el cargo de sonidista, y con toda la dignidad que eso implica, rinde homenaje a sus épocas pasadas como peluquero, cortándonos el pelo a nosotros, sus compañeros.

Si tuviera que cambiar mi nombre artístico, me gustaría llamarme azul espacial. Viajando indefinidamente como un cuerpo celeste exorbitante.

----------

Por primera vez llego al san Martín, y siento que estoy contento con mi situación. El sillón donde estoy sentado, es lo suficientemente cómodo para olvidarme de mis problemas, y poner toda mi atención en relajarme. Pasadas algunas horas, siento un breve calambre en el pecho, y solo espero que no tenga relación con los cigarrillos de marihuana, pues de ser así, me vería obligado a tener que suspenderlos.

Con algo de sensibilidad y perseverancia, he logrado capturar la forma esencial del ogro que me atormenta. En esta noche de verano fresca y agradable, yo me encuentro sentado en el patio tomando mate y escuchando las risas y el jolgorio de la casa de mis vecinos. Aparentemente no hay música, y si lo hay al menos yo no la escucho. Mi día en el trabajo no fue malo. Si bien mi participación fue escasa, al menos desde que estoy allí, no coseché ningún enemigo. Ahora puedo decir con total objetividad, que tanto las cosas malas de mi personalidad, como las buenas, (si es que tengo alguna), se deben exclusivamente al producto de las decisiones que tú y yo, hemos ido tomando en nuestra vida. En este todo en uno, has de haberte informado bastante sobre mí, y ciertamente creo con toda sinceridad, que siendo tú, quien lees estás palabras, sabrás entender que aunque mi prosa aún sigue siendo cuestionable, por otro lado mi corazón ya no duda. Por primera vez después de mucho tiempo, creo que he podido encontrar fuera de mí, un bien natural que colabora en su más entero sabor, con la herida que durante tantos años ha supurado en mi pecho. Sabemos que la felicidad es más larga de lo que imaginamos, pero mucho más corta de lo que alcanzamos a proyectar. Y es por eso, que sin importar lo que decidas hacer con tu vida, mientras tengas en tus manos la imagen de lo que buscas materializar, llegarás a vivir el sueño, más profunda y hondamente, que aquellos que solo lo encuentran por casualidad.


En estos momentos mientras pienso en ti, se van proyectando en el ojo de mi recuerdo, miles de imágenes maravillosas que vuelven a dibujar una sonrisa en mi rostro. Sé que existen en el mundo, muchas personas que no saben reconocer de su pasado, aquel esfuerzo que hoy les hizo ser lo que son. Pero la realidad me dice que tú y yo nos parecemos tanto, que no puedo dejar de amarte, y enviarte desde este lugar, mi mayor deseo de alegría y prosperidad. Ya no espero reciprocidad de tu parte, pero a cambio te pido que sepas considerar esta simple cuestión. Si yo peleo por ti, te pido que me demuestres que esta lucha, ha valido la pena. Pues aunque yo esté muerto en el pasado, existen simultáneamente, muchos seres que en este momento, están vibrando en mi sintonía. Por todos nosotros que aquí estamos existiendo a través de tus promesas, déjanos ver en tu fantasía, la materialización del sueño que alguna vez tuvimos.