Importante :

En algunos textos he ofendido a otras personas injustamente, por eso pido disculpas por mi comportamiento inapropiado. Aun así, estos textos forman parte de lo que soy, y es por eso que no puedo borrarlos. Solo me queda aprender de mis errores, disculparme otra vez, y seguir adelante.

domingo, 12 de agosto de 2012

Diarios de Colectivo

No sé si realmente estoy interesado en volver a escribir todas las noches antes de acostarme. Resulta que lo que comenzó como necesidad, se ha transformado en una tediosa tarea. Sin embargo encuentro importante escribir porque es mi fuente de inspiración, es lo que estimula mi creatividad, y me impulsa a seguir intentándolo. Es increíble cómo van cambiando las cosas a medida que empezamos a darle forma a una idea, claro que el entusiasmo no es ni por asomo el mismo que teníamos al comienzo, pero lo cierto, es que cada vez que volvemos intentarlo, lo hacemos mejor. En cuanto a mi, estuve dibujando mucho y ahora, ya no tengo ganas de continuar. Me gustaría tener un poco más de motivación. Aún hoy extraño aquellos sábados de mi infancia donde íbamos con Jorge, a aprender dibujo a lo del maestro Akisto. En ese momento dibujábamos “Bleder”,  un cómic amable e inofensivo, que trataba acerca de un científico que se transformaba en superhéroe a partir de la explosión de un reactor nuclear. Muy similar a la del hombre radioactivo, pero con pasajes similares a los de Dragon Ball. Con Jorge éramos excelentes amigos y yo admiraba muchísimo su forma de dibujar. En ese entonces tenerlo como compañero de trabajo, era para mí lo mismo que tener un profesor particular de dibujo. Ahora que casi no tengo amigos dibujantes, me siento ajeno a todo.  Es como si me faltara esa línea que no cierra, y que te impulsa a intentarlo una y otra vez hasta conseguirlo. Mis dibujos ahora son de una sola vez, y no están tan bocetados como deberían estarlo. La cuestión es que me gustaría estar dibujando con alguien al lado, para compartir ideas,  y así poder generar una visión más amplia de lo que es el cómic en general.

Al Día Siguiente…

Estaba extrañando escribir en los colectivos. Me siento contento por que el día es agradable, sin embargo hasta ahora no he podido dibujar nada que resulte productivo y bello. Es por eso que he estado pensando que quizás, eso se deba a que no escribo con la misma frecuencia con que lo hacía antes. Lo cierto es que sin textos no hay ideas, y sin ideas no hay comics nuevos. No quiero dar nada por sentado, pero el cómic “Estar en el tiempo”, está trabado, y “Aquila Cristal N2”  también. Sumado a eso, mi mano se endureció bastante y ya se me hace difícil dibujar. Ahora que vuelvo a explorar estas cuestiones, me doy cuenta de la importancia que tiene admirarse a uno mismo. Me pregunto, porque los adultos no pueden sorprenderse como lo hacen los niños. Sin sorpresa, no hay motivación. Necesitamos que las cosas brillen y sean mágicas, para poder seguir aprendiendo de ellas, pues de lo contrario acabaremos perdiendo el interés por descubrirlas. Mi blog de diarios se encuentra descuidado y eso es un síntoma de que estoy perdiendo algo importante. Afortunadamente si hay algo que la soledad tiene de bueno, es que uno siempre vuelve a las raíces, para buscar que fue lo que lo llevo a elegirla. Y en ese volver, siempre aparece algo nuevo, algo que quizás habíamos olvidado.
Así que con estas últimas palabras, voy llegando al trabajo, y también con este nuevo dolor de estómago, voy recordando la razón de por qué deje de escribir en los colectivos.