Importante :

En algunos textos he ofendido a otras personas injustamente, por eso pido disculpas por mi comportamiento inapropiado. Aun así, estos textos forman parte de lo que soy, y es por eso que no puedo borrarlos. Solo me queda aprender de mis errores, disculparme otra vez, y seguir adelante.

domingo, 20 de marzo de 2011

Amigos Afines

Me gustaría hacer una pequeña reflexión, acerca de lo que mi psicólogo llama, "los amigos afines". En primera instancia, él dice que yo debería buscar amigos acordes a mis intereses, para que así pueda generar una mejor compatibilidad con la amistad, y de ese modo vencer de una vez por todas, a mi soledad. Estos últimos días, he estado pensando en ello, y por más que trato, no entiendo cómo encontrando personas afines, pudiera yo sentirme mejor. Mientras venía viajando en subte, esta idea daba vueltas por mi cabeza como un feroz remolino de viento, que iba barriendo todas y cada una, de mis estructuras mentales. Así estuve largo rato, hasta que finalmente, frente a una total destrucción de mis prejuicios, descubrí que había algo, que no me cerraba del todo. Lo que no me cerraba, era la idea de que para configurar una verdadera amistad, uno debía limitarse a intentar formar relación, solo con aquellas personas que tuvieran intereses iguales a los propios. Claro que yo no estoy de acuerdo con esto. Pues es indiscutible que cuando nos enfocamos hacia un exiguo grupo de gente, indefectiblemente,  estamos rebajando a todo el resto. No somos mejores que los demás, por ser diferentes al resto, pero nos iluminamos cuando logramos sintonizar, con nuestras diferencias. Por eso, haciendo un primer acercamiento, yo creo que no es correcto generar distinción entre la gente, dado que como dije antes, nadie es mejor, ni peor. El esfuerzo debe concentrarse en aprender a convivir, entre la diversidad de criterios. Pues está demostrado que las mejores conclusiones, se deducen de la relación entre dos ideas opuestas, o mejor dicho, desiguales. No caben dudas de que para hacer amigos, es un error limitarse únicamente a juzgar si la idiosincrasia de la otra persona, nos agrada o no. También deberíamos preocuparnos en saber reconocer que nosotros también somos seres imperfectos, y aunque poco podemos hacer para cambiar al otro, es menester entender que mucho tenemos por mejorar de uno. No estoy diciendo nada nuevo, cuando afirmo que antes de ayudar a los demás, primero debemos interpretarnos a nosotros mismos. Comprender nuestros errores y enmendarlos, es sin lugar a dudas, el camino que conduce a un hombre, a ser mejor de lo que era antes. En la mayoría de los casos, este trabajo, conlleva indefectiblemente, a que muchas personas valoren el esfuerzo que uno hace por mejorar. Afortunadamente, esta postura, genera un agradable y cálido presentimiento, de que no estamos solos. Yo lo siento ahora.
Por eso sería superficial pensar que uno mejora, sólo por tener amigos afines. Pues los amigos más valiosos, aparecen justo donde nadie los espera. Es allí, donde el objetivo debe volverse desinteresado, por el solo hecho de que, a diferencia de cómo se piensa comúnmente, no debemos trabajar por reconocimiento, sino por necesidad. La necesidad de ser cada día, un poco mejor de lo que fuimos, para poder llevar paz a nuestros corazones. Yo creo que así, se construye una autentica amistad.

1 comentario:

  1. La amistad es un tópico difícil de resolver, pues en definitiva se cierne al concepto individual que se tiene de amigo. Yo diría que hay " círculos afines" en los cuales podemos intersectarnos y sacar provecho. Hay también distintos grados de amistad. A mi me atraviesa cierta sensación de no pertenecer totalmente a ninguno de esos círculos. Lee esto.

    http://estebangabrielsilva.blogspot.com/2011/03/circulos-ajenos.html

    ResponderEliminar